jueves, 21 de mayo de 2009

Historia del Ballet Clásico


El ballet se originó a finales del siglo XV, a partir de los
números de danza que se representaban en los festines de las 
cortes italianas. Estos elaborados espectáculos que aunaban 
pintura, poesía, música y danza, tenían lugar en espaciosas 
salas que se utilizaban tanto para banquetes como para bailes. Su contenido era normalmente alegórico-mitológico.Los ballets cortesanos italianos fueron ampliamente desarrollados en Francia. El Ballet cómico de la Reina, el primer ballet del que sobrevive una partitura completa, se estrenó en París en 1581. Fue creado por Beaujoyeux y bailado por aristócratas aficionados en un salón con la familia real sobre un estrado al fondo y los espectadores en las galerías de los otros tres lados del salón. Ello determinó el carácter de los futuros ballets cortesanos, que cristalizaron en el siglo XVII en las diferentes cortes europeas con su suntuoso vestuarios, decoración, fuentes artificiales, luminotecnia... 

El ballet de corte alcanzó su cumbre durante el reinado de Luis XIV (1643-1715), cuyo apelativo de Rey Sol derivó de un papel que ejecutó en un ballet. Muchos de los ballets presentados en su corte fueron creados por el compositor italo-francés Jean Baptiste Lully y el coreógrafo francés Pierre Beauchamps, a quien se atribuye la determinación de las "cinco posiciones básicas de colocación". En 1661, Luis XIV fundó la Academia Real de la Danza, para maestros . La danza estaba empezando a configurarse como una disciplina profesional.

En un primer momento solo los hombres podían participar, y los papeles femeninos
los realizaban disfrazados.
Las primeras bailarinas aparecieron en 1681 en un ballet llamado El triunfo del amor. Los bailarines del siglo XVIII se veían entorpecidos por los trajes, zapatos, pelucas y miriñaques para ellas. 
Fue Marie Anne Camargo quien acortó las faldas y empezó a usar zapatillas sin tacón, para exhibir sus 
pasos y saltos. 
Su rival, María Sallé desechó el corsé y se colocó túnicas griegas para bailar Pigmalión. 

El ballet Las sílfides, cuya primera representación tuvo lugar en París, inauguró el periodo del ballet 
romántico.
Maria Taglioni, solista, interpretaba una criatura sobrenatural que es amada y destrozada de 
forma 
involuntaria por un mortal. 
Las sílfides inspiraron muchos cambios en los ballets de la época.

También debemos mencionar Giselle (1841), con música de Adam y
coreografía de Jean Coralli. 
El ballet romántico, sin embargo, no se inspiró exclusivamente en temas sobre seres de otro mundo. 

Las mujeres dominaban (y aún lo hacen) el ballet romántico. Entre el ballet que vivía un proceso expansivo en Europa y la escuela bolera (danza académica española) surgió un importante vínculo.Los temas españoles comenzaron a estar de moda en los repertorios de los ballets.El gran Marius Petipa cristalizó la esencia española dentro del ballet clásico, produciendo entre 1847 y 1888 junto a Ivanov una serie de ballets y fragmentos de aire y estilo españoles que son verdaderas obras maestras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada